viernes, 24 de noviembre de 2017

Bundt cake de calabaza, nueces y chocolate relleno de crema de queso


Os os traigo una receta muyyyy de otoño y muyyyy rica, si os gustan la calabaza y los cheesecakes, por supuesto.
A mí, que me encantan, de modo que estuve muy feliz mientras me duró este bundt cake.
:-P

Ya que es muy grande, lo estuve repartiendo, o lo que es lo mismo, repartiendo alegría y calorías para ir ejercitando el estómago para las fiestas, y os prometo que todos me dijeron que estaba muy rico (y no creo que me hayan mentido para hacerme la pelota, ¡jeje!)

El caso es que estaba deseando estrenar mi precioso molde Autumn Wreath de Nordic Ware, que me encanta en este color bronce...


...y, obviamente, no podía hacerlo con una receta que no fuese muy otoñal.
Ya me conocéis, soy muy coherente con estas cosas (por no decir inflexible...)
;-)

Total, que me acordé de esta receta de Bea (Corazón de Caramelo), que me había llamado la atención en su día y que llevaba mucho tiempo (exactamente 2 años) queriendo probar.
¡Este estreno de molde era la ocasión perfecta para probarla!

Mirad qué bonito queda, con el color anaranjado de la calabaza y las motitas de chocolate y nueces, ¡me encanta!


Al ser para un molde de bundt cake, adapté un pelín la elaboración y ajusté un poquito los ingredientes a mi gusto pero los cambios fueron mínimos.
Y os puedo asegurar que el resultado ha sido un éxito, el relleno está...¡delicioso!


Así que os dejo la receta (muy poco adaptada) para que os animéis con ella...

Ingredientes (para un molde 10 cups):
225 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 g de azúcar (blanco)
4 huevos (camperos)
450 g de harina corriente
5 g de levadura química (tipo Royal)
5 g de bicarbonato
2 g de sal fina
1 c.café de canela molida
1/2 c.café de jengibre molido
1/2 c.café de clavo molido
500 g de puré de calabaza*
120 ml de agua (o leche)
2 c.café de extracto de vainilla
120 g de chispas de chocolate negro
120 g de nueces peladas y troceadas

Para el relleno de crema de queso:
225 g de queso de untar (tipo Philadelphia)
65 g de azúcar (blanco)
1 huevo (campero)
1 c-café de extracto de vainilla

*Para el puré de calabaza, se puede preparar casero de forma muy fácil y rápida. Pela y quita las pipas de una calabaza. Coge unos 850 g y córtala a daditos. En una fuente cubierta con campana o film transparente perforado, cuece unos 12-15 minutos al microondas. Escurre y tritura con la batidora de pie o vaso ¡y listo! 

Receta:
Primero, empieza por preparar todos los ingredientes del bizcocho:

  • Pesa todo.
  • Prueba los huevos en agua fría (si flotan, están malos) y sécalos con papel de cocina para quitar la posible suciedad de la cáscara.
  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la sal y la especias.


Ahora, pon el horno a precalentar a 180 ºC.
En primer lugar, prepara el relleno. Con la batidora de pie o vaso, tritura el queso de untar con el azúcar y el huevo, lo justo para integrar sin meter mucho aire. Añade el extracto de vainilla y mezcla con una cuchara. Golpea contra la encima para quitar el máximo de burbujas de aire. Reserva.

En una fuente grande, bate la mantequilla junto con el azúcar a velocidad primero baja y luego alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.
Entonces añade los huevos, de uno en uno, ligeramente batidos (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).
Agrega el extracto de vainilla.

Baja la velocidad de la batidora y añade 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal/especias.
Cuando esté incorporada, agrega el puré de calabaza.
Cuando esté incorporado, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal/especias.
Cuando esté incorporada, agrega el agua (o leche).
Cuando esté incorporado, añade el resto de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal/especias.

Apaga la batidora y agrega las nueces troceadas y las chispas de chocolate. Mezcla con una espátula o cuchara, lo justo para repartir.

Engrasa tu molde para bundt cakes con spray desmoldante (o un poco de aceite de girasol o de oliva suave, o mantequilla fundida y extiende bien  con la ayuda de un pincel para cubrir cada huequecito).
Ahora, vierte más o menos la mitad de la masa en el molde.
(Técnica para bundt cakes: verter la masa en el mismo lado del molde, dejar que busque ella su sitio en las hendiduras, poner un trapo en la encimera y golpear el molde varias veces seguidas contra la encimera para repartirla mejor y evitar que se cuelen burbujas de aire).

En el centro de la masa, añade la crema de queso en forma de círculo, procurando no tocar ningún borde exterior e interior.
Vierte el resto de masa de bizcocho encima, cubriendo todo.
No llegues al borde, deja un poco de margen, mínimo 1 cm para cuando suba la masa en el horno.
Si te sobra masa, puedes ponerla en un molde pequeño y cocer al microondas.

Vuelve a golpear el molde sobre un trapo en la encimera y alisa la masa en la superficie con una cuchara o espátula.
Ondea ligeramente el molde horizontalmente para que la masa vaya formando una capita fina en los filos exteriores e interiores para que, al subir en el horno, el bizcocho lo haga de forma más lisa y se quede luego más plano al darle la vuelta.

Hornea durante 60 minutos a 180 ºC.
Cuando lo saques, ponlo encima de una rejilla y déjalo enfriar unos 15 minutos (más si hace calor), luego desmóldalo sobre la rejilla hasta que se enfríe totalmente.
(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo.)

Cuando esté frío, envuélvelo bien en film hasta la hora de servir.




Es muy esponjoso pero si esperáis un día o dos, ya está totalmente en su punto, ¡una delicia!

Espero que os animéis a prepararlo este finde, ya me contaréis.
¡Besos a tod@s!