viernes, 15 de septiembre de 2017

Bundt cake de ciruelas con cobertura de limón y canela


Hace justo un año, estrenaba mi sección Les Bundt Cakes d'Aurélie, con una receta básica de bundt cake de vainilla muy versátil y explicada al milímetro para que no falléis nunca más en la elaboración de estos maravillosos bizcochos (pinchando en el enlace la podéis ver).


Parece mentira los rápido que pasa el tiempo...
Eso sí, las ganas de preparar, y sobre todo de probar nuevas recetas no se me han pasado, ¡más bien todo lo contrario!

De hecho, hoy lo vamos a celebrar con una receta nueva, 100% de temporada: ¡un bundt cake de ciruelas con cobertura de limón y canela riquísimo!


La receta base es la de vainilla, añadiendo la fruta troceada.
También se le podría añadir la canela directamente a la masa (con 2 c.café estaría bien) pero en esta ocasión he preferido espolvorearla encima.

Como podéis ver, el resultado es un bizcocho impresionante (y más aún en este precioso molde Kugelhopf de Nordic Ware), tiernísimo, con un sabor increíble, y de lo más adictivo.

Para decorarlo, he usado los mismos componentes del bizcocho (canela, ciruelas y limón) y unos banderines caseros hechos con palos de brochetas y washi tape, que me parecieron monísimos.
*_*

Y esto es todo, con carino y ganas, ¡todo sale, perfecto!
¿Os animáis?

Ingredientes (para un molde 10 cups):
200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
320 g de azúcar blanco o rubio
4 huevos (camperos)
420 g de harina corriente (+ un poco más para pasar las ciruelas)
5 g de levadura química (Royal)
5 g de bicarbonato
2 g de sal fina
300 ml de buttermilk (o en su defecto lo mismo de leche semidesnatada con un chorrito de zumo de limón)
3 c.café de extracto de vainilla
125 g de yogur natural
300 g de ciruelas (unas 7-8 piezas)

Para cubrir:
75 g de azúcar glace
el zumo de 1/2 limón aprox.
canela en polvo

Para decorar:
2-3 ciruelas
unas ramas de canela
cáscara de limón (rallada, en tiras...)
florecillas

Receta:
Primero, empieza por preparar los ingredientes:

  • Pesa todo, prueba los huevos en agua fría (si flotan, están malos) y sécalos con papel de cocina para quitar la posible suciedad de la cáscara.
  • Prepara el buttermilk si lo haces con leche semi y, a continuación, mezclalo con el extracto de vainilla.
  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal.
  • Lava la ciruelas con agua y sécalas con un papel de cocina.


Ahora, pon el horno a precalentar a 180 ºC.
En una fuente grande, bate la mantequilla junto con el azúcar a velocidad primero baja y luego alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.
Entonces añade los huevos, de uno en uno, ligeramente batidos (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).

Baja la velocidad de la batidora y añade 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega la mezcla de buttermilk con vainilla.
Cuando esté incorporada, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega el yogur.
Cuando esté incorporado, añade el resto de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.

Una vez todo bien integrado, corta las ciruelas (con piel) en 8, pasa los trozos por un poco de harina (sólo un poco, que no haya pegotes, eso permitirá repartirlos bien por la masa y que no caigan al fondo).
Incorpóralos a la masa, mezclando en movimientos envolventes para no machacarlos y asegurándote de repartirlos bien.

Engrasa tu molde para bundt cakes con spray desmoldante (o un poco de aceite de girasol o de oliva suave, o mantequilla fundida y extiende bien  con la ayuda de un pincel para cubrir cada huequecito).
Ahora, vierte la masa en el molde.
(Técnica para bundt cakes: verter la masa, poner un trapo en la encimera y golpear el molde varias veces seguidas contra la encimera para repartirla y evitar que se cuelen burbujas de aire).
Alisa la masa en la superficie con una cuchara o espátula.
Ondea el molde horizontalmente para que la masa vaya formando una capita en los filos exteriores e interiores para que, al subir en el horno, el bizcocho lo haga de forma más lisa y se quede luego más plano.

Hornea durante 60 minutos a 180 ºC.
Cuando lo saques, espera unos 15 minutos (más si hace calor) y desmóldalo sobre una rejilla hasta que se enfríe totalmente.
(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo.)

Cuando esté frío, envuélvelo bien en film hasta la hora de servir.
Ten cuidado, es muy tierno y esponjoso, tienes que manipularlo con cuidado porque se podría romper.

Cuando esté frío, prepara el glaseado de limón.
En una jarrita, pon el azúcar glace y añade progresivamente el zumo de limón colado. Ve mezclando hasta que veas que el glaseado es homogéneo y tiene una consistencia espesita.
Ve extendiéndolo encima del bizcocho.
Espolvorea con canela al gusto y decora con trozos de ciruela, palos de canela, cáscara de limón...

Como todos los bundt cakes, está más rico aún tras 24-48 h, que es cuando recomiendo preparar el glaseado y decorar.


Ya veis, aparte de bonito por fuera, por dentro es irresistible...
Tierno, tierno, tierno...


Espero que os animéis a hacerlo, porque estoy convencida de que os encantará.
;-)

¡Besos a todos y buen fin de semana!