lunes, 6 de noviembre de 2017

Bundt cake de café con relleno de chocolate negro y avellanas


El bundt cake que os traigo hoy es muy especial...
Lo preparé hace un par de semanas para celebrar el cumpleaños de mi hermana, que vino de visita unos días a Madrid.

Teníamos muchas cosas que celebrar y, aprovechando la ocasión, decidí preparar un bonito bizcocho, vestido de gala con cremas y adornos.
La elección del molde y del sabor no fue ninguna casualidad, como era de esperar...

Hace unos meses, para mi cumpleaños, mi hermana me regaló este precioso molde de Nordic Ware que estaba deseando tener desde el momento que lo vi por Internet...
Llevaba mucho tiempo queriendo comprar el modelo Fleur de Lis pero en cuanto lo vi en abril en color cobre, ya fue el último empujoncito que necesitaba para añadirlo a mi wishlist...
:-)

¿No es preciosísimo?
*_*


Ya sabéis que tengo muchos moldes de esta marca, no hay más que ver las fotos y las recetas de mi sección Les Bundt Cakes d'Aurélie...
No es que los coleccione, simplemente me encantan sus formas y usar cada una para un sabor o una ocasión especial. Son taaaan bonitos que no me puedo resistir, es un vicio...

 Pues bien, ahora que tenía este nuevo molde, ¡tenía que estrenarlo!
¿Y qué mejor ocasión que la llegada de mi hermana que me lo regaló, para su cumple, y con un sabor que le gusta mucho?
Ya estaba decidido, iba a ser de café, y con decoración festiva, en tonos dorados y cobre, a juego con la decoración de la mesa de este día y con velitas de cumple, ¡sí señora!

Y así fue el resultado:


El bundt cake fue un exitazo, tanto por la decoración como por el sabor.
Bueno, a poca gente no le gusta el café con chocolate y avellanas pero aún así, ¡voló!

Así que os animo a prepararlo, seguro que conquistáis a más de uno.
;-)

Y ya que se acerca LA fecha del National Bundt Cake Day, aprovecho esta publicación para presentar este bundt cake al sorteo organizado por I Love Bundt Cakes y Claudia & Julia.
¡Espero que haya suerte y que me toque alguno de los premios!
Cruzo los dedos, ¡de las manos y de los pies!

Y ahora, os cuento cómo se prepara...


Ingredientes (para un molde 10 cups):
200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
320 g de azúcar moreno (panela)
4 huevos (camperos)
420 g de harina corriente
5 g de levadura química (tipo Royal)
5 g de bicarbonato
2 g de sal fina
300 ml de café (hecho de cafetera, no soluble)
125 g de yogur natural

Para la ganache de chocolate negro:
200 g de chocolate negro intenso para postres
200 ml de nata para montar (35% m.g.)

Para la crema de mantequilla y queso:
50 g de queso crema
50 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
125 g de azúcar glace
1 c.café de extracto de vainilla

Para rellenar y decorar:
ganache de chocolate negro
1 puñado de avellanas tostadas
crema de mantequilla y queso
bombones de chocolate metalizados
velas metalizadas

Receta:
Primero, empieza por preparar la ganache de chocolate negro.
Para ello, en un cazo, funde el chocolate troceado junto con la nata a fuego suave, sin dejar de remover.
Cuando esté fundido y homogéneo, pasa a una manga pastelera y deja enfriar completamente.
Luego, enfría en el frigorífico al menos 1 h (tiene que estar cuajado pero no duro ni aún líquido, tiene que ser manejable).

Ahora, prepara todos los ingredientes del bizcocho:

  • Prepara el café y deja que enfríe.
  • Pica las avellanas gruesamente con un cuchillo.
  • Pesa todo, prueba los huevos en agua fría (si flotan, están malos) y sécalos con papel de cocina para quitar la posible suciedad de la cáscara.
  • Tamiza la harina junto con la levadura, el bicarbonato y la sal.


Ahora, pon el horno a precalentar a 180 ºC.
En una fuente grande, bate la mantequilla junto con el azúcar a velocidad primero baja y luego alta durante unos 3-5 minutos hasta que se forme una crema homogénea.
Entonces añade los huevos, de uno en uno, ligeramente batidos (no añadas el siguiente antes de que el anterior esté perfectamente incorporado).

Baja la velocidad de la batidora y añade 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega el café.
Cuando esté incorporado, añade otra 1/3 parte de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.
Cuando esté incorporada, agrega el yogur.
Cuando esté incorporado, añade el resto de la mezcla de harina/levadura/bicarbonato/sal.

Engrasa tu molde para bundt cakes con spray desmoldante (o un poco de aceite de girasol o de oliva suave, o mantequilla fundida y extiende bien  con la ayuda de un pincel para cubrir cada huequecito).
Ahora, vierte más o menos la mitad de la masa en el molde.
(Técnica para bundt cakes: verter la masa en el mismo lado del molde, dejar que busque ella su sitio en las hendiduras, poner un trapo en la encimera y golpear el molde varias veces seguidas contra la encimera para repartirla mejor y evitar que se cuelen burbujas de aire).

Con la manga pastelera, añade un par de círculos de ganache de chocolate en el centro de la masa, procurando no tocar ningún borde exterior e interior.
Echa las avellanas picadas encima de la ganache.
Vierte el resto de masa de bizcocho encima, cubriendo todo.

Vuelve a golpear el molde sobre un trapo en la encimera y alisa la masa en la superficie con una cuchara o espátula.
Ondea ligeramente el molde horizontalmente para que la masa vaya formando una capita fina en los filos exteriores e interiores para que, al subir en el horno, el bizcocho lo haga de forma más lisa y se quede luego más plano al darle la vuelta.

Hornea durante 60 minutos a 180 ºC.
Cuando lo saques, ponlo encima de una rejilla y déjalo enfriar unos 15 minutos (más si hace calor), luego desmóldalo sobre la rejilla hasta que se enfríe totalmente.
(Para asegurarte de que está listo para desmoldar, tienes que mover el molde horizontalmente, si ves que el bizcocho se despega del molde, está listo.)

Cuando esté frío, envuélvelo bien en film hasta la hora de servir.

Mientras tanto, prepara la crema de mantequilla y queso.
Primero, bate con la batidora de varillas la mantequilla con el queso hasta que se forme una crema homogénea. Añade el azúcar glace y vuelve a batir hasta incorporar. Agrega la vainilla y bate lo justo para integrar.
Pasa a una manga pastelera y dejar enfriar en el frigo al menos 1 h.

A la hora de servir, forma unas decoraciones de ganache y de crema de mantequilla y queso con la ayuda de las mangas pasteleras con boquillas. La idea es alternar las cremas en montoncitos más grandes y pequeños para que quede bonito.
Dispon los bombones y las velas en un lado y ¡listo!


A mí me sobró crema, así que podéis cubrir el bundt cake entero con las cremas o usarlas para rellenar galletas o macarons (porque queda feo deciros que las comáis a cucharadas, ejem...)
:-)

Y ya queda servirlo y esperar los "oh" y "ah"... ¡Jeje!


Espero que os haya gustado.
¡Os deseo una buena semana a tod@s!